El debut de ‘La Zanahoria Mutante’

La banda colombiana La Zanahoria Mutante debuta con su sencillo ‘Éramos 33’. Su música llega como un recordatorio de las ‘tragedias macondianas’ de nuestro país y para narrar la vida de su natal Cartagena, desde la perspectiva de voces jóvenes que viven y sienten la ciudad desde la crítica social y la reflexión. 

Un sonido disonante, que contrasta con una voz dulce, que es disparejo y produce incomodidad en la garganta, justo como ver el mar a través de la venta de emergencia del bus y gritar: “Parada!”, sabiendo que ese no es tu destino.

Su primer sencillo titulado ‘Éramos 33’ está basado en una de esas tragedias que suelen ocurrir en muchas zonas del país.  Aura y El Cacha escribieron la canción  luego de que en Fundación Magdalena un bus que transportaba niños se prendiera fuego y el conductor ‘se volara’.En la canción hay algo de punk adentro, por la rabia que se siente de que estas cosas sucedan. La línea de bajo es como un grito impotente y desesperado.

El grunge impregna todo el tema de forma contestataria, para dejar claro que lo ocurrido en Fundación fue un acto de irresponsabilidad ridículo, que se pudo haber evitado si tan solo hubiera existido una sola voz sensata en el pueblo.»Ya existía un riff de guitarra, un poco agrio, un poco rabioso, un poco descontento… Cuando nos enteramos de la tragedia de Fundación, nos llenamos de impotencia, de ojos llorosos y decidimos usar ese riff para tomar una fotografía de lo sucedido, abandonamos la ketamina y diseñamos la letra. Queríamos algo que impidiera que lo ocurrido en fundación se convirtiera en una noticia pasajera» Comenta La Zanahoria.

La producción musical de ‘Éramos 33’ fue hecha por la propia banda con la visión de Camilo Manchego en la ingeniería de mezcla y el acompañamiento de Halley James  en la masterización. «Hay un imaginario telenovelesco de lo que es la costa caribe colombiana, queremos narrar de manera honesta y sin caricaturizar al costeño, sus vivencias, sus tragedias, sus éxitos y sus desgracias» La Zanahoria Mutante.

El sonido de La Zanahoria Mutante está marcado por el bullicio, la incomodidad y el sudor que produce estar encerrado en un trancón a medio día atravesando el mercado de Bazurto en Cartagena mientras atracan la buseta de al lado.La banda nace a finales del 2013 en Cartagena de Indias cuando un mototaxista adicto a la sopa de melones ciegos, un cachaco champetu’o y una chica selvática, se cruzan en Cartagena, destapan una caja de vino de once mil pesos, deciden que están mamados de las canciones de amor, que la ciudad huele a extranjero, a niño yupi mochilero. Concluyen que no conocen el mar. 

Es así que Aura, Pacho y El Cacha convencen a un sparring de bus metalero, El Max, de comprarse un pickó para incendiar el barrio con canciones de Juanas Adicción. 

«Al Cartagenero se le acusa y se le señala de no querer a su ciudad, pero cómo poder exigirle aprecio por una ciudad que le dio la espalda y se encargó de marginarlo, robándole el mar» Cuentan sus integrantes mientras destapan otra botella de 3/15.

Narrar la cotidianidad de un despropósito de ciudad como los es Cartagena, pero que se yergue ante el mundo como un lugar idílico, marginando a sus habitantes. Y otras historias del caribe.

 

La banda se ha presentado en bares de Cartagena como el León de Baviera, Vía Apia y Dogma, organizadores de Dogma al Parque en el que la banda participó dos veces. La Zanahoria ha hecho parte también del circuito rock de Bogotá nos presentamos en Jakass Bar, The Grange y El Sitio, además de una gira intermunicipal. La Zanahoria Mutante es un referente de rock genuino, alejados de los estereotipos convencionales de lo que puede catalogarse como “rock” en un país donde después de Betty la fea se ha perdido el rumbo.

El primer larga duración de la banda verá la luz con reconocidos éxitos como “El Cagaplaya” (Cronicas de un Cachaco con Arena en las medias), “Socorro-Bosque-Manga”(Un grito de auxilio en medio de un atraco de Bus) y alguno que otro tema sobre el mototaxismo como un estilo de vida digno.