Cine Colombiano: “Después de Norma”, una película sobre una familia que podría ser la suya

El próximo 5 de marzo se estrena en salas de cine del país, ‘Después de Norma’, un largometraje documental, ópera prima del director Jorge Andrés Botero, que abre la conversación sobre lo que implica hacerse adulto y enfrentar las ausencias, al tiempo que toca temas sensibles sobre las relaciones familiares.  

 

Un bello y honesto retrato familiar es lo que logró el director bogotano Jorge Andrés Botero, en Después de Norma, una película que aunque tiene como protagonista a su familia, bien podría ser la de cualquiera.

 

Es un relato acogedor e íntimo sobre Norma Botero de Botero, la madre del director y cuya vida –y muerte– es el hilo conductor de esta historia que dialoga sobre la manera en qué enfrentamos la ausencia de los seres queridos, lo difícil que puede resultar dejar el hogar paterno, el momento en que nos convertimos en padres de nuestros padres; así como el tema del perdón y la búsqueda de la reconciliación entre los miembros de una misma familia.  

TRÁILER AQUÍ

Después de Norma es una emocionante narración en primera persona, con la que es muy fácil identificarse en el rol de padre, hijo o hermano, por la honestidad con la que Jorge Andrés y su familia abren las puertas del “hogar”, palabra que tiene un gran significado en esta producción que estará en cines de Colombia el próximo 5 de marzo. 

 

Hay que decir que desde los primeros minutos de la película es muy fácil quedar atrapado en la sonrisa y la mirada pícara de Norma, más allá de su belleza y carisma es porque en cada familia colombiana hay por lo menos una Norma, ya sea la abuela, la madre o la tía, que dejaron huella con su amor y enseñanzas… enseñanzas que aunque preciadas nunca serán suficientes para enfrentar la adultez.

 

Aunque es un homenaje a la madre, otro de los grandes protagonistas de esta historia es el padre de Jorge Andrés, un hombre que en su madurez avanzada pierde al gran amor de su vida pero rescata la relación con su único hijo varón, con quien hasta el momento no había sabido comunicarse.

 

Después de Norma, distribuida en el país por Cine Colombia, hizo parte de la selección oficial del Festival Internacional de Cine de Cartagena – FICCI, del Festival de Cine de Cali y de la Muestra Internacional documental MIDBO y ahora alista su llegada a las salas comerciales, desde donde espera servir de excusa para que en muchos hogares se desempolven los viejos álbumes de fotografía, para que se rompan las barreras generacionales y recuerden juntos a los que ya partieron.

image.png

Jorge Andrés ¿quién era Norma?

Norma era mi mamá, una mujer sonsoneña de una familia de 9 hermanos nacidos en el segundo matrimonio de mi abuelo, quien había enviudado y ya tenía una hija. Fue una mujer especial para la época que le tocó vivir, se graduó en la escuela Normal del pueblo y luego estudió secretariado bilingüe en Medellín para volver y trabajar con una entidad del Estado. Cuando conoció a mi papá, era posiblemente de las mujeres más interesantes de su pueblo.   

 

¿En qué momento decide compartir a Norma a través de esta película?

Empecé a hacer esta película cuando mi mamá se enfermó de Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA), la enfermedad que sufrió Stephen Hawking y que inspiró el reto del Ice bucket challenge. Cuando supe que no tenía cura, empecé a filmarla con la intención, de alguna manera, de guardar su recuerdo, sobre todo en fechas y momentos especiales; eso sí teniendo en cuenta que mi mamá siempre fue muy cuidadosa con su imagen, con verse hermosa. Yo había estudiado Comunicación Social y estaba metido en el mundo audiovisual pero no había hecho ninguna película todavía.

 

Norma es una parte del documental, pero otra gran parte son usted y su papá…

Yo pensaba que esa enfermedad le había dado porque era infeliz, así que planee hacer un largo viaje con mi papá para cuestionarlo y tratar de entender qué tan cierta era esa teoría, aunque alguien dirá que hay un componente genético, cada vez más sabemos que las enfermedades tienen un componente emocional y desde siempre me ha interesado mucho hacer esas lecturas y ese tipo de análisis que van más allá de lo puramente racional.

 

¿Cómo es hoy su relación con él después de esta catarsis que hizo con la película?

Yo siento que con mi papá tengo una relación buena, no es la relación que tenía con mi mamá, esto es imposible. Ese viaje de 14 días por Honda, Medellín, Sonsón y en el que llegamos hasta Coveñas, sirvió también conversar de cosas divertidas que nos acercaron, como de las novias que tuvo antes de mi mamá y fue muy chévere, porque aunque las relaciones no cambian por un viaje, sí crecen. Hoy en día mi papá es una persona muy dulce, pero él tenía un genio terrible, a lo largo de su vida fue cambiando, suavizándose. Lo que nunca cambió es que mi mamá fue el amor de su vida.

 

¿Qué espera del público colombiano?

¡Que vaya a verla! Me encantaría que se conectaran con la película y que ocurra lo mismo que en los festivales donde ha participado: salen con ganas de hablar de las cosas de su familia, de las relaciones con sus padres, con sus hermanos. Espero que la película sirva para animarlos a hablar de esos temas que están como “atorados”, sobre todo en Colombia donde está la idea de que las cosas hay que esconderlas, taparlas, no hablar de ellas. Las cosas malas se entienden cuando se habla de ellas y eso es una suerte de liberación.

Sobre el director
Jorge Andrés Botero es director creativo y productor. Comunicador Social con énfasis en producción audiovisual.  En 2006 fundó Séptima Films, con la que ha producido películas como La Playa D.C. (Cannes 2012) y X-Quinientos (TIFF 2016) de Juan Andrés Arango. Coprodujo NN (Roma 2014) de Héctor Gálvez y fue productor asociado de Gente de bien (Quincena de Realizadores 2015) de Franco Lolli Gómez. Ha sido docente de varias universidades y programas de formación. Es miembro de ACE Europa y de DOC:CO agencia de promoción y distribución.   Después de Norma    es su ópera prima.