Sara Jaramillo, una paisa talentosa la quiere romper en el pop urbano

La cantante de pop urbano vuelve este 2020 con música nueva, “Mil razones” es la apuesta con la que la antioqueña quiere abrirse paso en la industria y posicionarse como una de las voces del género más importantes del país.
Después de haber tenido una muy buena acogida con su anterior tema “Quema”, Sara Jaramillo presenta la canción perfecta para terminar una relación que, como ella dice, sólo tenía palabras vacías.

“Mil razones” fue compuesta por Sara en compañía de Fragua, Villano y Mr. Musikman, quienes vieron la necesidad de hacer una canción que hablara de los motivos por la que una persona le puede terminar a otra, cuando empezaron a enumerar esas razones se dieron cuenta que eran demasiadas.

“Quise hacer una canción en donde tanto hombres como mujeres se pudieran identificar con este tema porque ¿Quién no ha vivido una experiencia como esta?, en donde por amor muchas veces uno se ciega, cede otras tantas, hasta que la confianza se quebranta y se comienza a ver que eran muchas cosas las que no dejaban prosperar una relación” comenta la cantautora.

El sencillo fue grabado en el Studio 84 Lab en la ciudad de Medellín, producido por Gios, mezclado por Jhomer de Nebulosa y masterizado por Jey Jiménez del Faro Studio Mastering.

“Mil razones” es una canción pop urbana en donde su productor incluyó sonidos africanos tales como el de la Kizomba fusionada con la base musical del reguetón. ¿El resultado? Una canción bailable cargada con melodías románticas.

Video: “Mil razones”
Haga click sobre la imagen o aquí para ver el video de “Mil razones”
  • Desde un comienzo se pensó que Sara Jaramillo fuese el centro de atención del video, por esta razón se desarrolló un ‘performance’ de la intérprete con un concepto glamuroso, con un toque vintage y diseño moderno.
  • El videoclip fue dirigido por Alex Gómez de Central de Ideas, quien anteriormente había realizado los videos de Sara “Nunca estabas”, “Quema” y “La otra”.
  • “Mil razones” se grabó en el Municipio de Bello, Antioquía, y su rodaje duró un día completo.